Red Amazónica de Inventarios Forestales

Jungle Scene Jungle Scene Jungle Scene Jungle Scene Jungle Scene

La mitad del carbono en la Amazonia está almacenada en 1% de las especies de árboles

  • Mayo, 2015

Los bosques de la Amazonia son los más extensos a escala global y presentan una extraordinaria diversidad, sirviendo de hogar a cerca de 16 mil especies de árboles. Sin embargo, un nuevo estudio  ha descubierto que menos de 200 de estas especies, aproximadamente el 1%, son responsables de la mitad de todo el crecimiento y del carbono almacenado en la Amazonia.

El estudio liderado por RAINFOR, también  muestra que las especies más abundantes necesariamente no almacenan o procesan la mayoría del carbono.

Utilizando una amplia base de datos de más de 500 parcelas y 200 mil árboles correspondientes a unas 3600 especies identificadas taxonómicamente, los investigadores fueron capaces de comparar la abundancia, las reservas de carbono y el crecimiento de cada especie.

La autora principal del trabajo, la Dra. Sophie Fauset, de la Escuela de Geografía de la Universidad de Leeds, comentó que “…ciertas especies ya son actualmente reconocidas por ser especialmente abundantes en la Amazonia, pero no conocíamos si éstas dominan, de hecho, el ciclo del carbono en estos bosques. Encontramos que, mientras algunas especies que son muy comunes frecuentemente almacenan una gran cantidad de carbono, otras almacenan o crecen mucho más de lo que su abundancia sugiere”.

Una de esas especies críticas es Bertholletia excelsa, también conocida por la producción de la “Nuez del Brasil”. Menos de uno de cada mil árboles en la Amazonia corresponden a esta especie, pero ocupa el tercer lugar entre las especies más importantes en términos de almacenamiento de carbono y el cuarto en cuanto a crecimiento.

Las especies que son capaces de alcanzar un gran tamaño tienden a dominar en forma desproporcionada, mientras la mayor parte de la diversidad de la Amazonia corresponde a árboles pequeños que viven en el sotobosque o en estratos inferiores del bosque. “A pesar de que existe una menor diversidad entre las especies de árboles grandes, éstas contribuyen más con ciertos servicios ecosistémicos”, añadió la Dra. Fauset.

“Los árboles producen azúcares a partir del CO2, la luz solar y el agua, a través del proceso de fotosíntesis, y algunos de éstos son eventualmente almacenados en forma de madera o tejido leñoso”, explicó la Dra. Michelle Johnson, coautora del estudio. “Los bosques Amazónicos nos ayudan al almacenar billones de toneladas de carbono que de otra forma estarían en la atmósfera contribuyendo al efecto invernadero”.

En un ecosistema tan extenso y diverso como la Amazonia, entender el ciclo del carbono es un gran desafío. Encontrar que sólo una pequeñísima fracción de las especies es responsable por la mitad de la biomasa, puede ayudar a los científicos a predecir cuál puede ser el destino de los bosques tropicales en un clima cambiante.

 

Pasar por alto o subestimar el restante 99% de la diversidad de especies en la Amazonia puede resultar peligroso. El Profesor Oliver Phillips, también coautor del estudio advierte “nuestro equipo ha trabajado sobre cuáles plantas ´importan´ más actualmente. Sin embargo, a medida que el clima en la Amazonia continúe cambiando, podemos esperar que un conjunto muy diferente de árboles entre en acción, incluyendo algunos apenas conocidos hoy”.

"En el caso de Colombia, la región Amazónica cubre aproximadamente 500 mil km2 (41% del país), y la información disponible es escasa; no obstante, se estima que los bosques de Amazonia almacenan más del 70% del carbono forestal del país.  Secuestran una cantidad de carbono superior a las emisiones nacionales de gases efecto invernadero y los árboles grandes son igual de importantes”, comenta Esteban Alvarez, investigador del Jardín Botánico de Medellín, y coautor del artículo".