Red Amazónica de Inventarios Forestales

Jungle Scene Jungle Scene Jungle Scene Jungle Scene Jungle Scene

Sobre RAINFOR

La Red Amazónica de Inventarios Forestales es una colaboración internacional para entender las dinámicas de los ecosistemas del Amazonas. Desde el año 2000 hemos establecido un marco sistemático para monitoreo a largo plazo en esta región, la cual contiene mas diversidad, agua y carbono que otro bosque en  la Tierra. Este marco está basado en inventarios forestales de parcelas a largo plazo, y también incluye colecciones extensas de suelo y datos biogeoquímicos  de plantas, y muestreo intensivo y frecuente en algunos sitios. RAINFOR trabaja con socios en los países del Amazonas, tomando en cuenta el papel modulador de las variables ambientales como nutrición del suelo, y la necesidad de desarrollar una nueva generación de ecólogos Amazónicos.

Desde el 2008 RAINFOR ha sido apoyada por  la iniciativa Andes  and Amazon de la Fundación Gordon y Betty Moore, también ha recibido financiamiento de agencias en el Reino Unido (NERC: el consorcio AMAZONICA), la Unión Europea, y América del Sur.

RAINFOR fue establecido en un principio como parte de CARBONSINK, la contribución europea al experimento a gran escala de la biosfera-atmosfera en el Amazonas (LBA). La Unión Europea apoyó el entrenamiento en 2004-2006 (Pan-Amazonia) y el trabajo de campo e de 2011-2014 (GeoCarbon). Otros contribuidores incluyen el Instituto Max-Planck de Biiogeoquímica (coordinación y trabajo de campo 2002-2004),  la Nacional Geographic Society (US) y la Royal Society (Reino Unido) (Perú 2001-2003) y Colciencias (2011-2013). Trabajamos  también con otras redes de monitoreo, por ejemplo en África (AfriTRON), y a nivel mundial (ForestPlots.net, TROBIT, GEM) para estandarizar protocolos y avanzar en el entendimiento de las respuestas del bosque a los cambios globales. 

Objetivos

Los bosques tropicales de la Amazonía son unos de los más importantes ecosistemas sobre la tierra, constituyendo cerca del 45% de los bosques tropicales en el mundo y almacenando el 40% del carbono que reside en la vegetación terrestre (Malhi y Grace 2000). Por lo tanto, cambios relativamente pequeños en la estructura y función de estos bosques podrían tener consecuencias globales para la biodiversidad, el ciclo del carbono y las tasas de cambio climático. 

Estudios recientes sugieren que los bosques tropicales, aparentemente no perturbados, remotos de las áreas de deforestación y otras influencias humanas significativas, están sufriendo cambios inesperados. El monitoreo de los bosques tropicales a largo plazo en parcelas permanentes indica que las poblaciones de árboles experimentaron un incremento en sus tasas de mortalidad y reclutamiento ("recambio") en la última parte del siglo pasado (Phillips y Gentry 1994). Estas parcelas también parecen mostrar que para los trópicos sudamericanos el área basal y la biomasa de los bosques maduros se ha incrementado durante el mismo periodo (Phillips et al. 1998), sugiriendo una bajada del CO2 atmosférico en el Amazonas de 0.3-0.7 Pg C al año.

RAINFOR ha sido establecido como un esfuerzo para entender y predecir cómo los diferentes bosques Amazónicos y la cuenca del Amazonas responderán a un cambio climático, y para entender los patrones espaciales y temporales de la dinámica y biomasa en relación con el clima y el suelo. Para tal fin, RAINFOR reúne investigadores de toda la Amazonía, que mantienen parcelas de bosque de muestreo permanente. Compilando y comparando estos estudios a una escala regional un nuevo conjunto de información se pone a disposición para poder proporcionar conocimientos vitales dentro de los mecanismos subrayando las respuestas actuales de los ecosistemas Amazónicos al clima y al posible futuro de Amazonía bajo escenarios de cambios globales.

Los objetivos de RAINFOR son:

  • Relacionar la biomasa, la estructura y las dinámicas de bosque recientes y actuales con el clima local y las propiedades del suelo
  • Comprender hasta qué punto el clima y el suelo forzarán cambios futuros en la estructura y la dinámica del bosque
  • Comprender las relaciones entre productividad, mortalidad, biomasa y biodiversidad
  • Investigar cómo los cambios en el clima pueden afectar la biomasa y la productividad de los bosques Amazónicos como un todo, e incorporar modelos de balance del carbono a la escala de toda la cuenca
  • Examinar la variabilidad de la biodiversidad de árboles a través de Amazonía y su relación con los suelos y el clima
  • Formar a un conjunto de jóvenes científicos del Amazonas en metodologías para la monitorización de la biomasa y dinámicas del bosque y los procesos del carbono

Sobre la Amazonía

Con 6 millones de Km2, el bosque amazónico cubre un área 25 veces tan grande como el Reino Unido (o 15 veces el tamaño de California), expandiéndose a lo largo de 9 países, entre los cuales el más grande es Brasil. Esta región contiene alrededor de una quinta parte de todas las especies que existen en la tierra, una quinta parte de todo el carbono en la biomasa terrestre y es el hogar de varios millones de personas. El vapor de agua de la región ayuda a cuidar la agricultura de la zona más al sur, incluyendo los cultivos para biofuel que proporcionan energía a millones de coches. Cada año, los bosques amazónicos ciclan 18 billones de toneladas de carbono – más del doble de carbono que las emisiones combinadas de todos los carburantes fósiles en combustión en el mundo – así que un pequeño cambio en el balance neto de estos bosques y suelos tendrían un impacto significativo en la velocidad a la cual el dióxido de carbono se incrementa en la atmosfera terrestre.

Los bosques amazónicos se encuentran bajo una fuerte presión del hombre debido a la construcción, conversión en zona de pastoreo y explotación de los recursos naturales. Además también se enfrentan al calentamiento del clima y a un ambiente de cambio atmosférico. Debido a la enorme escala del Amazonas, estos factores tienen un potencial de modificar significativamente la carga atmosférica global de los gases de efecto invernadero (CO2, CH4), la química atmosférica de la tierra y el clima, y la biodiversidad general del planeta. Algunos escenarios modelados implican grandes emisiones de carbono del suelo y vegetación del Amazonas, acelerando el cambio climático globalmente, incluso antes de tener en cuenta los impactos directos de los procesos de deforestación.

Mientras el rol de la Amazonía en el ciclo del carbono es de clara importancia global, su comportamiento exacto es todavía discutible incluso para aquella porción donde no se lleva a cabo un rápido cambio del uso de la tierra. Investigaciones tempranas de RAINFOR han mostrado que los bosques han almacenado carbono extra durante los años recientes, suficiente como para ralentizar el ratio de cambio climático, pero este subsidio de la naturaleza puede verse ahora bajo amenaza por el mismo cambio climático. Para evaluar esta amenaza es esencial una monitorización cuidadosa sobre el suelo de los bosques de la región, así como para entender mejor los beneficios del clima global que la amazonía proporciona. Entender las dinámicas del carbono de todo el sistema es crucial si queremos determinar su rol potencial en la aceleración/ralentización del cambio climático a lo largo del siglo XXI, y el posible destino de su excepcional biodiversidad.